Balada de Caín – Manuel Vicent

cain
Título Balada de Caín
Autor Manuel Vicent
Año 1987
Editorial Áncora y Delfín
Páginas 191


 ”¿Serás capaz algún día de adivinar la llamarada de leche que brota de la oscuridad de las esferas?”

‘Una auténtica sorpresa’. Creo que no hay mejor manera de definir el impacto que me ha provocado la lectura de esta obra. Manuel Vicent elabora una extraña historia que juega con la historia, la autobiografía y la ucronía más satírica. Nos plantea una descripción en primera persona de la experiencia y los recuerdos del propio Caín bíblico, que se encuentra en la actualidad trabajando como saxofonista en Nueva York. La historia da saltos entre el mundo antiguo y el moderno, donde Caín recuerda los días pasados tras la expulsión del Paraíso, la relación con sus padres Adán y Eva y su hermano Abel, sus viajes a lo largo del Mediterráneo y el choque con diferentes culturas, dioses, hombres, reyes y bailarinas.

Partiendo de datos y referencias del Antiguo Testamento, Vicent juega con la invención para crear situaciones inverosímiles en las que se ve envuelto el propio Caín, dejando una sensación entre amarga e irónica. Para ello se vale del elemento más destacable de la obra, el estilo. Valiéndose de numerosas metáforas, descripciones preciosistas y un extenso y rico vocabulario, logra crear un universo único donde se lee con los cinco sentidos. Se recrea por tanto un escenario difícil de olvidar, donde los olores, sabores, colores y texturas de un mundo ficticio pero que a la vez nos es cercano, Oriente Próximo, dejan una huella en el lector más profunda de lo que es habitual.

Se recomienda su lectura. El resultado es de una continua amarga sonrisa, donde la lectura no busca la información o la complicidad con la trama narrada, sino el deleite de todos los sentidos, pretendiendo, no sé si de manera demasiado arrogante, una catarsis lírica.